Archivo de la categoría: Celia Sánchez-Ramos

Lentillas para evitar la degeneración macular

El deterioro de la mácula termina provocando ceguera.

El deterioro de la mácula termina provocando ceguera.

La prevención puede acabar con la ceguera que ocasiona la degeneración familiar. La clave está en una nueva lentilla capaz de absorber la luz azul que causa los daños retinianos. Bautizada como Lens55, es el resultado de quince años de investigación en los que ha jugado un papel fundamental Celia Sánchez-Ramos, miembro de la Seleccion Española de Ciencia y doctora en Ciencias de la Visión y profesora de Óptica en la UCM.

Celia Sánchez-Ramos, directora del departamento de Optiometría y Visión en la Complutense

Celia Sánchez-Ramos, directora del departamento de Optiometría y Visión en la Complutense

La luz azul procede del sol, pero también de dispositivos electrónicos como las tabletas, los ordenadores y los teléfonos móviles. Asociada a factores de riesgo como el tabaquismo, el colesterol o los antecedentes familiares, puede provocar la degeneración macular, una patología que produce ceguera. Tiene su origen en un daño en la mácula, es decir en una capa amarillenta que se encuentra en el centro de la retina. Se trata con fármacos, pero sin que hasta ahora hayan sido capaces de devolver completamente la visión.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Cuántas veces parpadeamos ante un gol?

Al margen del grado de incredulidad que algunos goles transmitan, el número de veces que parpadeamos depende de muchos factores. Cuando se está frente a un televisor, se abren y cierran los ojos tres veces menos que si se mira a un dispositivo, según explica Celia Sánchez-Ramos, directora del departamento de Optiometría y Visión en la Complutense. En una situación normal, abrimos y cerramos los ojos 26 veces por minuto. Si se mira una pantalla de una tableta, por ejemplo, solo se hace nueve veces porque se está muy centrado en lo que se está viendo. Y eso no es bueno. Además, un dispositivo emite más cantidad de luz. Con la televisión, sin embargo, el daño es menor. Cuando se ve un partido de fútbol, por ejemplo, solo se recibe información, no se interactua –aunque a muchos les gustaría– ni se presta la misma atención que con una videoconsola. “Los dispositivos electrónicos retroiluminados por leds han sido decisivos en evolución ocular. Parece que son blancos, pero en realidad emiten una luz azul gracias a un recubrimiento de fósforo. Y nuestros ojos no están preparados para ello, para mirar a una fuente lumínica tantos años y durante tantas horas. Y como no podemos renunciar a ello, habrá que buscar soluciones como es el proteger el cristalino con filtros adecuados”, explica Sánchez-Ramos.

Celia Sánchez-Ramos, directora del departamento de Optiometría y Visión en la Complutense

Celia Sánchez-Ramos, directora del departamento de Optiometría y Visión en la Complutense

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest