Científicas del CNIO acaban con la inmortalidad de las células cancerosas

Un equipo de investigadoras del CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas) ha dado un paso de gigante en la lucha contra el cáncer. Ha logrado boquear la proteína TRF1 y con ello evitar la inmortalidad de las células tumorales.

WBimagen

Proceso de bloquo de la proteína TRF1

El trabajo parte de que los mecanismos de réplica celular no son perfectos en las células sanas. Los telómeros, una especie de capuchones que protegen los cromosomas y el material genético que contienen, se van acortando con cada réplica… salvo en las células tumorales. La explicación está en la telomerosa, una enzima capaz de alargar los telómeros y por tanto de devolverles la juventud. Su particularidad está en que solo se produce en etapa embrionaria y durante el cáncer. En esos dos estados, las copias de las células son prácticamente perfectas, inmortales debido a su capacidad de réplica sin acortamiento de los telómeros. De ahí que los trabajos hasta este momento hayan estado centrados en activar esta enzima en las células sanas y en bloquearla en las enfermas.

La novedad ahora es que se abre una línea de investigación basada en la proteína TRF1, una de las seis shelterinas que protegen los telómeros. “Cuando se elimina TRF1 se induce una desprotección instantánea de los telómeros, lo que a su vez hace que las células entren en senescencia o mueran. Esta estrategia mata eficientemente las células del cáncer, frena el crecimiento tumoral y tiene efectos tóxicos tolerables”, explica María Blasco, directora del CNIO y miembro de la Selección Española de Ciencia. “Nadie había explorado la idea de usar una de las shelterinas como diana contra el cáncer.” añade, en parte por la dificultad de encontrar fármacos que afecten la unión de proteínas al ADN y la posibilidad de que esos fármacos fueran muy tóxicos”.

María Blasco, directora del CNIO.

María Blasco, directora del CNIO.

Ahora, sin embargo, el grupo de investigación de Telómeros y Telomerasa del CNIO, formado por las científicas María García-Beccaria, Paula Martínez y Marinela Méndez y firmado también por María Blasco, ha logrado toxicidades menores toleradas en los experimentos llevados a cabo con ratones. Según explican las autoras en su trabajo Las shelterinas como nueva diana contra el cáncer publicado en EMBO Molecular Medicine “este bloqueo sí que impide el crecimiento de carcinomas de pulmón ya establecidos”.

Financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad y la Fundación Botín, el estudio también ha permitido hallar dos compuestos químicos que han mostrado su acción contra TRF1. Ahora solo falta que la industria farmaceútica dé un paso adelante en el desarrollo de un fármaco basado en estas investigaciones.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ocho + 8 =