¿De qué color eran los dinosaurios?

¿Verdes, amarillos, morados… quizás azules? “Algunos estudios, aunque recientemente cuestionados, han revelado que se puede saber el color de las plumas de ejemplares de hace más de 100 millones de años gracias al análisis de los melanosomas, unos orgánulos que contienen los pigmentos de la piel, el pelo y las plumas. Observados mediante el microscopio electrónico de barrido, estos corpúsculos pueden dar idea del color que tenían los dinosaurios y establecerse diversas categorías en términos generales. Básicamente, tres: blanco, negro y tonos rojizos”, explica el paleontólogo José Luis Sanz. Lo que nadie ha descrito hasta ahora es uno verde, como mucha gente cree. No, excepto en la ciencia ficción, claro.

WB______B2poster

Cartel de la exposición “Dinosaurios maravillosos de España”

WBFotosExpo5

A este Concavenator corcovatus se le conoce como “Pepito”

Más fácil es imaginar su aspecto. Así al menos lo evidencian la reconstrucciones que a menudo se realizan. Una de las últimas es la que se ha llevado con motivo de la exposición Dinosaurios maravillosos de España, que se inauguró en Fukui, Japón, el pasado mes de julio y que podrá verse a partir del 21 de marzo en el Museo de Historia Natural de Osaka. Para ello, los científicos japoneses, en colaboración con los españoles, tuvieron que reconstruir a Pepito (Concavenator corcovatus), un carcarodontosaurio de alrededor de seis metros hallado en el yacimiento de Las Hoyas (Cuenca). El esqueleto de este ejemplar de principios del Cretácico fue reconstruido. “A partir de ahí y mediante anatomía comparada, se puede saber cómo son los músculos”, explica Sanz. Se pudo así recrear la masa muscular de este animal, bípedo y carnívoro. Pero los científicos fueron más allá. Gracias a un fragmento fosilizado de su piel han afirmado que debajo de la cola había escamas rectangulares. Y junto a este dato, y quizá más significativo, es que, por primera vez en el mundo de los dinosaurios, se han encontrado evidencias de una “podoteca”, es decir, de la estructura completa de escamas cobijando los diferentes elementos del  pie. Una gran joroba, probablemente para amedrentar a los enemigos, terminan de poner la guinda a este dinosaurio terópodo que, probablemente, no era verde. En cualquier caso, !Pepito y sus colegas de Cuenca os esperan en Japón!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 + uno =