Un exoesqueleto de premio

Dice Elena García que con 15 millones de euros, una cantidad similar a lo que vale la casa  que Adele tiene en Kesington, haría que todos los niños del mundo caminaran. De momento, esta ingeniera del CSIC y miembro de la Selección Española de Ciencia 2015, ha creado un prototipo de exoesqueleto infantil disponible en varias tallas y con capacidad para ir adaptándose cada una de ellas al crecimiento del niño. El prototipo, primero en el mundo de este tipo, acaba de ser galardonado con el Premio Cepyme 2015, en la categoría Pyme al Proyecto Emprendedor, un reconocimiento que otorga la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME) y la Federación Española de Autónomos (CEAT) y que el Rey le entregó ayer.

WBPR-elenagar_25508Hasta hace seis años, la actividad de Elena García estaba centrada en la robótica industrial y en el desarrollo de exoesqueletos para ayudar a los trabajadores en la tareas más pesadas. Un visita cambió el rumbo de la trayectoria de su trabajo. Los padres de Daniela, una niña que había quedado parapléjica con un año de edad, acudieron a ella buscando soluciones. Comenzó así el proyecto queahora ha sido premiado y que la empresa Marsi Bionics trata de comercializar.

En el caso de las enfermedades neuromusculares enfermedades neuromusculares de origen genético, aquellas en las que hay un gen portador del padre o de la madre, el papel de un exoesqueleto es de vital importancia. Se trata de patologías en las que, al no generarse una determinada proteína, se van muriendo las motoneuronas, es decir, las neuronas que transmiten la señal de movimiento desde el cerebro a los músculos. En algunos casos es terriblemente grave, como la atrofia espinal. De hecho, se considera la segunda causa de mortalidad infantil en países desarrollados. Los niños se van debilitando. Como consecuencia, se provoca una escoliosis, que es una curvatura en la columna, van cayendo y termina generándose una atrofia pulmonar. Los niños se mueren de neumonía.

Una campaña de crowfounding pretende ahora llevar a buen puerto este proyecto que ya está dispuesto a empezar a andar.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Joan Massagué recomienda el consumo moderado de carne

El director del Sloan Kettering Institute de Nueva York y del Comité Científico Asesor del Institut de Recerca Biomèdica (IRB) ha declarado a Europa Press que es difícil equiparar los riesgos cancerígenos de la carne procesada con los del amianto y el tabaco, según ha declarado a Europa Press, porque en el primer caso están ya descritas las mutaciones que produce, mientras que en el segundo la compleja composición de estos alimentos dificulta el análisis.

©Memorial Sloan-Kettering Cancer Center

©Memorial Sloan-Kettering Cancer Center

El científico, referente mundial en cuanto a los orígenes de la metástasis, llama a un consumo moderado de carnes, pero no a su eliminación total de la dieta. Massagué, según informa Infosalus, indica que las dietas no saludables irritan la mucosa gástrica y pueden derivar en procesos cancerígenos.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

María Blasco: “Hemos detenido el crecimiento de tumores muy agresivos”

La directora del CNIO y miembro de la Selección Española de Ciencia, María Blasco, explica a Quo, cómo su equipo ha logrado detener el desarrollo cancerígeno. Bloquear en las células cancerosas una proteína que protege los telómeros y la carga genética que ellos contienen ha sido la clave de esta investigación pionera.

María Blasco, directora del CNIO.

María Blasco, directora del CNIO.

– Qué supone esta investigación en la lucha contra el cáncer?

Una de las propiedades más universales del cáncer es el hecho de que sus células se dividen de manera indefinida e inmortal, mientras que las sanas no. Y esto lo hacen gracias a que mantienen una especie de escudos protectores llamados telómeros, que son los que protegen los cromosomas. Intentar atacarlos ha sido uno de los objetivos de la investigación tumoral en las últimas décadas. Y hasta ahora la manera de hacerlo ha sido inhibiendo una enzima que se llama telomerasa. Ya se están realizando ensayos clínicos basados en esta estrategia, pero los resultados no son todo lo buenos que se esperaban porque pasa más tiempo del deseable hasta que los telómeros se erosionan por completo. Es decir, no tiene un efecto inmediato. Desde hace cuatro años, en el CNIO estamos investigado también con otra técnica basada en atacar una de las seis proteínas que forman el escudo protector de los telómeros, es decir, las shelterinas, del inglés shelter. Hemos bloqueado una de ellas, la TRF1 y con ello hemos eliminamos por completo la protección de los telómeros de las células del cáncer. Es decir, en las pruebas realizadas con ratones, hemos conseguido que las células del cáncer dejen de vivir. Hemos detenido el crecimiento de tumores ya formados que progresaban de forma muy agresiva. Al quitar la proteína TRF1 bloqueamos su crecimiento.

– ¿Sería posible eliminar esta proteína en el estado embrionario para evitar el cáncer?

No. Se puede bloquear temporalmente con efectos tolerables, pero si se eliminara en etapa embrionaria o de forma definitiva en un individuo sería probablemente letal. Es básica en el mantenimiento de los telómeros y, por tanto, esencial para la vida.

– ¿Por qué se ha actuado sobre la TRF1 en concreto?

Hay seis proteínas. De ellas, cinco son absolutamente esenciales para que se forme el escudo protector de los telómeros. Se podría haber quitado cualquier de estas cinco, pero si elegimos TRF1 es porque es la más estudiada y la más conocida y porque actuando sobre ella inhibimos a su vez el desarrollo de las células madre del cáncer, responsables de que los tumores vuelvan a crecer una vez que se han eliminado.

– Supone este descubrimiento que se abandona la investigación en la telomerasa.

No. Son dos líneas de trabajo complementarias. De hecho, se están haciendo ensayos clínicos con inhibición de telomerasa en pacientes de cáncer. Ahora planteamos una estrategia nueva. No se había probado nunca. Lo que más nos convence es que su efecto es instantáneo, inmediato. Es decir, los tumores dejan de crecer. Sin embargo, cuando en el mismo modelo se eliminó la telomerasa, no se detuvo el crecimiento tumoral. Hubo que esperar hasta que los telómeros se acortaron para ver el resultado. Lo bueno de bloquear las shelterinas es que su efecto es mucho más potente. Y eso es lo que nos gusta.

– ¿Podría utilizarse esta estrategia como tratamiento de choque para, en un segundo estadio, continuar con inhibidores de telomerasa?

Podría ser. El cáncer ya no se trata con un solo fármaco, sino con combinaciones de ellos, etc. Aquí lo que estamos haciendo en poner sobre la mesa una manera nueva de atacar los telómeros.

– ¿Se va a implicar la industria farmacéutica con la creación de un tratamiento basado en esta investigación?

En el CNIO tenemos una Oficina de Transferencia de Tecnología y una Dirección de Investigación muy activa. De hecho, nosotros hemos desarrollado ya moléculas que son capaces de inhibir TRF1. Nuestra forma de trabajar consiste en crear fármacos hasta un estadio en el que resulta interesante licenciarlo por parte de la industria farmaceútica y sobre el que nosotros no podemos avanzar más. Los ensayos clínicos en humanos requieren un tipo de inversión que el CNIO no puede asumir. Lo que sí podemos hacer es buscar partners en la industria farmacéutica que estén interesados en trabajar en esta línea. Se trata de hacerlo en colaboración o con un acuerdo de licencias. Muy pocos centros de investigación tienen un programa de desarrollo de fármacos como lo tiene el CNIO.

– ¿De dónde viene el nombre TRF1?

Fue una proteína que la investigadora de origen holandés Titia de Lange encontró en los años 90. TRF1 viene del Telomere Repeat Binding Factor.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Científicas del CNIO acaban con la inmortalidad de las células cancerosas

Un equipo de investigadoras del CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas) ha dado un paso de gigante en la lucha contra el cáncer. Ha logrado boquear la proteína TRF1 y con ello evitar la inmortalidad de las células tumorales.

WBimagen

Proceso de bloquo de la proteína TRF1

El trabajo parte de que los mecanismos de réplica celular no son perfectos en las células sanas. Los telómeros, una especie de capuchones que protegen los cromosomas y el material genético que contienen, se van acortando con cada réplica… salvo en las células tumorales. La explicación está en la telomerosa, una enzima capaz de alargar los telómeros y por tanto de devolverles la juventud. Su particularidad está en que solo se produce en etapa embrionaria y durante el cáncer. En esos dos estados, las copias de las células son prácticamente perfectas, inmortales debido a su capacidad de réplica sin acortamiento de los telómeros. De ahí que los trabajos hasta este momento hayan estado centrados en activar esta enzima en las células sanas y en bloquearla en las enfermas.

La novedad ahora es que se abre una línea de investigación basada en la proteína TRF1, una de las seis shelterinas que protegen los telómeros. “Cuando se elimina TRF1 se induce una desprotección instantánea de los telómeros, lo que a su vez hace que las células entren en senescencia o mueran. Esta estrategia mata eficientemente las células del cáncer, frena el crecimiento tumoral y tiene efectos tóxicos tolerables”, explica María Blasco, directora del CNIO y miembro de la Selección Española de Ciencia. “Nadie había explorado la idea de usar una de las shelterinas como diana contra el cáncer.” añade, en parte por la dificultad de encontrar fármacos que afecten la unión de proteínas al ADN y la posibilidad de que esos fármacos fueran muy tóxicos”.

María Blasco, directora del CNIO.

María Blasco, directora del CNIO.

Ahora, sin embargo, el grupo de investigación de Telómeros y Telomerasa del CNIO, formado por las científicas María García-Beccaria, Paula Martínez y Marinela Méndez y firmado también por María Blasco, ha logrado toxicidades menores toleradas en los experimentos llevados a cabo con ratones. Según explican las autoras en su trabajo Las shelterinas como nueva diana contra el cáncer publicado en EMBO Molecular Medicine “este bloqueo sí que impide el crecimiento de carcinomas de pulmón ya establecidos”.

Financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad y la Fundación Botín, el estudio también ha permitido hallar dos compuestos químicos que han mostrado su acción contra TRF1. Ahora solo falta que la industria farmaceútica dé un paso adelante en el desarrollo de un fármaco basado en estas investigaciones.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Cerdos como factorías de órganos humanos?

Los avances con células madre han vuelto a abrir la caja de los truenos de la ética. Si ya en su día levantaron ampollas con los trabajos con embriones, ahora vuelven a hacerlo debido a una investigación llevada a cabo por el miembro de la Selección Española de Ciencia Juan Carlos Izpisúa y su equipo del Salk Institute.

El bioquímico Juan Carlos Izpisúa.

El bioquímico Juan Carlos Izpisúa.

El bioquímico ha descubierto un nuevo tipo de células madre pluripotentes –capaces de desarrollarse en cualquier tipo de tejido– cuya futura identidad está ligada a su ubicación en un embrión en desarrollo, según publica Nature. Para llegar a esta conclusión, Izpisúa y su equipo han integrado estas células madre en un embrión de ratón inservible y han logrado que inicien la formación de tejidos válidos para la vida humana. “Este descubrimiento abre la puerta para el estudio el desarrolloy la evolución de algunas enfermedades y ofrecen vías para la generación de nuevas terapias”, dice el profesor Juan Carlos Izpisúa.

No faltarán quiénes levanten la voz de alarma ante el hallazgo y ante la posibilidad de que cerdos y ratones y conejos se conviertan en factorías de pulmones, higados y corazones para el ser humano. Pero, más allá de las consideraciones legales y morales, lo importante del trabajo de Izpisúa radica en la potencialidad de esas células madre pluripotentes y en lo que eso puede suponer para la mejora de nuestra calidad de vida.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Cómo sacar un dinosaurio de España sin levantar sospechas

Imagina que te vas de viaje y que te quieres llevar un dinosaurio cualquiera, un Concavenator, por ejemplo. Sus seis metros no caben en la maleta, los asientos de las aerolíneas, aunque sean en business, no son lo suficientemente amplios. Llevártelo dando un paseo no parece lo más adecuado y la teletransportación todavía no es viable, a pesar de los trabajos de físicos cuánticos como Ignacio Cirac y Pedro Miguel Echenique. Pero, probablemente, lo más importante es que no sea legal.

Lo más lógico, ante tanta dificultad, es tomar todas las precauciones necesarias, tanto físicas como administrativas. Así, al menos han hecho los paleontólogos José Luis Sanz y Francisco Ortega con más de 200 ejemplares que se han llevado a Japón para exhibirlos en la exposición “Dinosaurios maravillosos de España”. Todos, procedentes de los yacimientos de Las Hoyas y Lo Hueco, en Cuenca y exhibidos habitualmente en el Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha

WBDSC_0228

Hacerlo no es fácil. Con un antigüedad de más de 120 millones de años en el caso de Las Hoyas y unos 75 millones de años en el caso de Lo Hueco, solo empresas especializadas en el transporte de objetos patrimoniales pueden llevar a cabo la tarea. El primer paso es determinar las piezas que se desean sacar de España y solicitar la aprobación de la Administración a la que pertenezca el bien, en este caso la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, que a su vez debe solicitar un permiso para su exportación a la Junta de Calificación Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico Español del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Una vez concedido, se debe tener en cuenta que un material de este tipo no puede ser movido de forma amateur. En el caso de la muestra de Japón, Yomiuri Shimbun, la empresa de medios de comunicación que financia los gastos de la exposición se inclinó por contratar los servicios de dos compañías especializada en este tipo de procesos: SIT en España y Nippon Express en Japón.

Pero estas empresas no actúan solas. Junto a sus expertos está la figura del “correo”. Se trata este de una figura que representa al titular de los bienes a trasladar y que se encarga de velar por la seguridad de todo el proceso. En el caso de la exposición de Japón, la función de correo ha sido ejercida por un representante de la administración y por un paleontólogo, encarnado en esta ocasión en el especialista Francisco Ortega. Como expertos, ambos han apoyado y vigilado las condiciones del traslado, incluido el proceso de embalaje en unas cajas acorazadas de madera con un sistema de bandas de ethafoam, una especie de esponja rígida en la que se talla el contorno de cada una de las piezas. Esta operación se hace manualmente con una precisión y un cuidado llamativo, ejemplar por ejemplar, tomando medidas, recortando con una herramienta similar a un cúter…Es un proceso artesanal en el que se apilan hasta cuatro o cinco capas de ethafoam. Seguramente dentro de poco lo hará un escáner en 3D e imprimirá luego el hueco a medida. Pero, de momento, el proceso pasa por medir calibre, cortar con el cúter, probar, sacar, recortar, volver a probar, meter una cuña… Los ejemplares más delicados, como por ejemplo un Ibermesornis, un fósil de apenas 20 x 10 x 2 cm, se introducen en cajas de metacrilato, se acolchan y se cierran con tornillos. Los más voluminosos se encastran en la base de ethafoam y todo el material se ajusta a continuación con listones dentro de cajas de madera de 1,5 ó 1,5 m, e incluso de 2 x 1 m. Al desembalar, se ve cómo, según se quitan capas y desatornillando tablones, van saliendo las piezas que hasta ese momento estaban ahí, como flotando en el ethafoam, ajenas a las vibraciones del transporte.

WBDSC01725 WBDSC01847 WBDSC01766 WBDSC01951 WBDSC01901

Este efecto se consigue acolchando el fondo, colocando el fósil en el centro y aprisionándolo con la esponja rígida en aquellos lugares que admiten cierta presión con el fin de crear una cápsula que mantenga libres las partes más delicadas.

Todas las cajas van precintadas con un número identificativo. Al llegar al destino, el correo vigila el desprecintado de las contenedores y certifica que los objetos han llegado en las condiciones que salieron de origen. En caso contrario, indica las modificaciones o cambios que se han producido durante el trayecto. La institución que lo recibe se responsabiliza del buen estado de los objetos hasta que se acaba el tiempo de custodia y vuelven a viajar en avión de retorno a España. “en este caso, consideramos que es mejor que hacerlo en barco”, explica Francisco Ortega. “Aparte de porque tardaría mucho en llegar, porque las condiciones de un viaje en barco son mucho más duras; hay que tomar muchas más precauciones. En el caso del transporte aéreo tienes mejor controlado todo el proceso. Conoces las condiciones de la bodega, del puerto al que van a llegar… Nosotros, de todos modos, incorporamos un registrador de datos, un “data logger”, que va almacenando los datos de temperatura y humedad. Si esa gráfica se altera, podemos ver en qué momento ha ocurrido”.

Pero ¿y si algo pasa? Antes de iniciar el viaje hay que tasar y asegurar cada pieza, una tarea complicada teniendo en cuenta que en este viaje a Japón no solo han traslado dinosaurios completos, sino también holotipos, es decir ejemplares que representan a una especie y que se utilizan como referencia para establecer la determinación del reso de los individuos de su especie. Es necesario tratarlos con extremo cuidado porque si algo les pasara, si desaparecieran, se iría con ellos la referencia. De Las Hoyas han salido para Japón holotipos de Ibermesornis, Concornis, Eoalulavis, Pelecanimimus y Concavenator, además de insectos, peces y plantas. Y del yacimiento de Lo Hueco, cocodrilos, tortugas y restos de dinosaurios carnívoros o saurópodos titanosaurios que, muy probablemente   se convertirán también en holotipos cuanto se complete su estudio.

Dinosaurios maravillosos de España ya ha sido expuesta en el Museo de los Dinosaurios de la Prefectura de Fukui y podrá verse en el Museo de Historia Natural de Osaka en Japón, hasta finales de mayo. En junio se trasladará a Fukuoka, donde se exhibirá hasta septiembre en el Museo de Historia Natural e Historia Humana de Kitakyushu.

.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Lentillas para evitar la degeneración macular

El deterioro de la mácula termina provocando ceguera.

El deterioro de la mácula termina provocando ceguera.

La prevención puede acabar con la ceguera que ocasiona la degeneración familiar. La clave está en una nueva lentilla capaz de absorber la luz azul que causa los daños retinianos. Bautizada como Lens55, es el resultado de quince años de investigación en los que ha jugado un papel fundamental Celia Sánchez-Ramos, miembro de la Seleccion Española de Ciencia y doctora en Ciencias de la Visión y profesora de Óptica en la UCM.

Celia Sánchez-Ramos, directora del departamento de Optiometría y Visión en la Complutense

Celia Sánchez-Ramos, directora del departamento de Optiometría y Visión en la Complutense

La luz azul procede del sol, pero también de dispositivos electrónicos como las tabletas, los ordenadores y los teléfonos móviles. Asociada a factores de riesgo como el tabaquismo, el colesterol o los antecedentes familiares, puede provocar la degeneración macular, una patología que produce ceguera. Tiene su origen en un daño en la mácula, es decir en una capa amarillenta que se encuentra en el centro de la retina. Se trata con fármacos, pero sin que hasta ahora hayan sido capaces de devolver completamente la visión.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿Por qué los fármacos no terminan de vencer al cáncer?

Representación de una célula cancerosa.

Representación de una célula cancerosa.

Las terapias contra el cáncer tienen efectos positivos a corto plazo pero terminan resultando ineficaces a largo plazo en determinadas ocasiones, según ha plasmado en una investigación Joan Massagué, miembro de la Selección Española de Ciencia y director del programa de Biología y Genética del Cáncer en el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York.

©Memorial Sloan-Kettering Cancer Center

©Memorial Sloan-Kettering Cancer Center

Massagué y su equipo han constatado que el cáncer termina siendo resistente a los fármacos cuando se aplican terapias moleculares, según publica la revista Nature. En contra de lo que ocurre con la quimioterapia, que actúa sobre todo tipo de células sin distinguir entre las sanas y las enfermas, este otro tipo de tratamiento más específico es altamente eficaz en una fase inicial. El problema es que su efecto no es siempre duradero. La explicación está en la mutación genética que tienen algunas células dañadas. Así, mientras que la mayoría de las que son cancerosas son aniquiladas gracias a la terapia, otras no solo se muestran resistentes, sino que siguen multiplicándose de forma descontrolada.

Para paliar este efecto adverso, Massagué y su equipo han descubierto cuáles son las moléculas causantes de esta hiperactividad perversa y su resistencia a los medicamentos. Conocida como PI(3)K/AKT/mTOR), la ventaja es que ya se sabe cómo combatirla. o, mejor dicho, cómo inhibirla, lo que en combinación con el tratamiento convencional abre las puertas a la curación de determinados cánceres, sobre todo los de pulmón y melanomas.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

¿De qué color eran los dinosaurios?

¿Verdes, amarillos, morados… quizás azules? “Algunos estudios, aunque recientemente cuestionados, han revelado que se puede saber el color de las plumas de ejemplares de hace más de 100 millones de años gracias al análisis de los melanosomas, unos orgánulos que contienen los pigmentos de la piel, el pelo y las plumas. Observados mediante el microscopio electrónico de barrido, estos corpúsculos pueden dar idea del color que tenían los dinosaurios y establecerse diversas categorías en términos generales. Básicamente, tres: blanco, negro y tonos rojizos”, explica el paleontólogo José Luis Sanz. Lo que nadie ha descrito hasta ahora es uno verde, como mucha gente cree. No, excepto en la ciencia ficción, claro.

WB______B2poster

Cartel de la exposición “Dinosaurios maravillosos de España”

WBFotosExpo5

A este Concavenator corcovatus se le conoce como “Pepito”

Más fácil es imaginar su aspecto. Así al menos lo evidencian la reconstrucciones que a menudo se realizan. Una de las últimas es la que se ha llevado con motivo de la exposición Dinosaurios maravillosos de España, que se inauguró en Fukui, Japón, el pasado mes de julio y que podrá verse a partir del 21 de marzo en el Museo de Historia Natural de Osaka. Para ello, los científicos japoneses, en colaboración con los españoles, tuvieron que reconstruir a Pepito (Concavenator corcovatus), un carcarodontosaurio de alrededor de seis metros hallado en el yacimiento de Las Hoyas (Cuenca). El esqueleto de este ejemplar de principios del Cretácico fue reconstruido. “A partir de ahí y mediante anatomía comparada, se puede saber cómo son los músculos”, explica Sanz. Se pudo así recrear la masa muscular de este animal, bípedo y carnívoro. Pero los científicos fueron más allá. Gracias a un fragmento fosilizado de su piel han afirmado que debajo de la cola había escamas rectangulares. Y junto a este dato, y quizá más significativo, es que, por primera vez en el mundo de los dinosaurios, se han encontrado evidencias de una “podoteca”, es decir, de la estructura completa de escamas cobijando los diferentes elementos del  pie. Una gran joroba, probablemente para amedrentar a los enemigos, terminan de poner la guinda a este dinosaurio terópodo que, probablemente, no era verde. En cualquier caso, !Pepito y sus colegas de Cuenca os esperan en Japón!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

La cantera se debilita

Los científicos alertan de que se están elimando líneas de investigación

WBCaptura de pantalla 2015-02-19 a las 17.18.28

Ronaldo, Messi, Casillas, antes de ser rutilantes estrellas, fueron jugadores de barrio. A los diez años, los principales equipos portugueses ya se interesaban por Cristiano. Lo mismo ocurría con Messi, quien a prácticamente la misma edad ya estaba en el punto de mira del River Plate y no muy diferente era el caso de Casillas y su incorporación como prebenjamín al Real Madrid. La situación en el caso de los grandes investigadores españoles no es muy distinta: también empezaron descollando en sus facultades y primeros trabajos, y la mayoría fueron beneficiarios de algún tipo de ayuda. Pero algo está cambiando. La cuantía de las becas a estudiantes ha descendido 466 euros de media desde 2010 y la dotación para investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) subirá un 4,8% en 2015,  menos de lo que a los científicos les gustaría.

Uno de los primeros en dar la voz de alerta sobre la necesidad de apoyar la investigación en España ha sido Avelino Corma durante un encuentro con los medios en el campus de Toledo de la Universidad de Castilla-La Mancha. Pero no ha sido el único:

Avelino Corma. Químico, premio Príncipe de Asturias y miembro de la Academia Europea de Ciencias

WBRP-cientificos-280414_54384En declaraciones a EuropaPress, Corma ha sostenido que “ya se están notando los efectos” de la falta de inversión en el sector, ya que ahora los grupos investigadores “tienen menos capacidad para consumir recursos externos y se están quitando líneas de investigación”. Pero el Premio Príncipe de Asturias y miembro de la Selección Española de la Ciencia no es el único.

 

Valentín Fuster. Director del CNIC y de la unidad de cardiología del Hospital Monte Sinaí, de Nueva York

WBPR-cientificos-290414_55480 (1)Invertir en ciencia y en investigación permite a los países avanzar y apostar por gente joven que serán los investigadores del futuro. Se ha de reforzar la investigación, pero sobre todo, descubrir y motivar a la gente joven que serán los investigadores del futuro. Pero el problema es que la ciencia no es una prioridad en España. Cuando al final de año se hacen las listas de los 100 mejores de lo que sea, se encuentra uno que sólo hay un par de científicos españoles. Si esto se hace en USA, el 30% son americanos.

María A. Blasco. Directora del CNIO. Premio Nacional de Investigación Santiago Ramón y Cajal.

WBPR-cientificos-290414_55475El sistema de ciencia español ha sufrido recortes muy importantes. Lo importante de la ciencia no es tanto comprarse equipamiento como tener dinero para investigar y eso quiere decir poder contratar a científicos, comprar los reactivos para hacer los experimentos… Es decir, la financiación de los proyectos de investigación.

 

Margarita Salas. Bioquímica, miembro de la Academia Nacional de Ciencias de USA.

WB_MG_9506Los profesionales que están haciendo una buena investigación deberían recibirf ayuda. Es importante apoyar a los superexcelentes, pero también a los que sin tener ese grado de excelencia son muy buenos. En facultades de provincia, en los pueblos, los recursos son escasos. Y, sin embargo, surge gente muy válida. Por ejemplo hay doctores y doctorados extraordinarios. Aquí en España, muchos han salido a hacer una fase postdoctoral y no pueden volver por falta de puestos de trabajo.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest